Jet-lag

Jueves, 11 de Agosto de 2011 14:25
Imprimir PDF

jetlag JET LAG

 

El Jet-Lag es una especie de cansancio y fatiga provocados por una descompensación horaria producida entre el reloj interno de una persona (que se sincroniza de acuerdo a la presencia de luz solar y marca los periodos de sueño) y el nuevo horario que se establece cuando uno viaja a otra franja horaria.


Los viajes hacia el oeste prolongan nuestro reloj corporal y distorsionan menos nuestro ciclo día-noche, por el contrario en los viajes hacia el este se sufre más la somnolencia en destino.


Síntomas del Jet-lag

- Fatiga y cansancio general.

- Falta de apetito.

- Dolor de cabeza, provocado muchas veces por la presión, falta de hidratación, de aire, de sueño, sequedad...durante el vuelo.

- Pérdida de concentración y motivación.

- Desorientación y falta de memoria.

- Dificultad para conciliar el sueño, las primeras noches en destino.

- Problemas digestivos leves.


Recomendaciones para el Jet-lag

 

Antes del viaje

- Dormir mucho. Estudios de la NASA han comprobado que dormir todo lo posible un par de días antes del vuelo, reduce significativamente los síntomas del Jet-lag.

- Preparar el viaje con tiempo para reducir el estrés y la tensión.

- Beber agua para una buena hidratación.

 

Durante del viaje

- Intentar dormir durante el viaje lo más cómodo posible, sin calzado, con almohada, tapones y antifaz.

- Beber líquidos para mantenerse hidratado.

- Evitar bebidas alcohólicas, energéticas y cafeína.

- Comer poca cantidad y de acuerdo al horario de destino, a poder ser fruta.

- Ropa cómoda y amplia. Evitar prendas prietas.

- Cambiar de postura, estirarse e intentar pasear cada dos horas, para evitar retención de líquido en las piernas.

- Utilizar el apoyapiés del asiento delantero.

 

En destino

- Comer adaptándose a los nuevos horarios, para reajustar el reloj biológico lo antes posible.

- Dormir adaptándose a los nuevos horarios. Si has volado en dirección OESTE, probablemente habrás llegado a destino hacia la tarde. Es importante hacer un esfuerzo y esperar a dormir a la noche. Si has volado hacia el ESTE probablemente habrás llegado a destino en pleno día y deberás decidir si te conviene hacer una siesta. Si no has podido dormir bien en el avión, intenta practicar lo que hace el personal de vuelo: una siesta de tiempo corto (menos de 45 minutos o algo más de dos horas, según aconseja la NASA, porque estos lapsos evitan interrumpir el ciclo profundo del sueño) y oblígate a levantarte una vez cumplido el tiempo. Te costará levantarte, pero es mejor que permanecer despierto hasta la noche.

- Cenar ligero para conciliar mejor el sueño.

- La luz del sol ayuda a volver a programar el reloj corporal.

 

 


Última actualización el Lunes, 03 de Septiembre de 2012 19:22